copyright

Cuidados orales en la mucositis por radio y quimioterapia.

Dentro de la mil cosas que preocupan a quien va a recibir un tratamiento antitumoral esta la preocupación por su boca. La primera recomendación que le hago es que no se desespere, después de la crisis inicial la mucosa se recuperará y su vida ha de regresar a la normalidad, y podrá hacer lo de siempre, con el tiempo su boca será como antes del tratamiento.

La mucositis es la aparición de llagas en la boca 10 ó 12 días después del inicio de un tratamiento con quimioterapia o radiaciones. La mucositis ocurre aproximadamente en la mitad de los pacientes con quimioterapia, y en casi todos los que reciben radioterapia de cabeza y cuello.

Perdida de pelo y tratamiento del cáncerEl problema es que el tratamiento anticanceroso actúa destruyendo las células que se multiplican exageradamente en los canceres, pero ocurre que algunos tejidos del cuerpo, como las células de las mucosas y las células blancas de la sangre también tienen ciclos de reproducción celular muy rápidos por lo que resultan sensibles a los mismos agentes, y por ello se producen las ulceraciones generalizadas y la irritación de la mucosa al eliminarse muchas células antes de madurar y cubrir la superficie mucosa.

Esta dolencia puede variar desde leve (de fácil tratamiento y de cura rápida) hasta problemas más graves que reducen notablemente la calidad de vida de las personas afectadas. Lo adecuado es antes de recibir el tratamiento oncológico preparar la boca para la oncoterapía y así poder prevenir las complicaciones orales que puedan aparecer tanto en la etapa inicial donde aparece la mucositis como durante todo el tiempo que dure la terapia oncológica. En particular hay que interceptar la aparición de gingivitis necrotizantes, pulpitis agudas, abscesos periodontales, etc..

Las lesiones de la mucosa consisten en pequeñas ulceraciones superficiales en la las encías. La lengua es particularmente afectada, puede estar muy enrojecidas y cubierta de una pseudomembrana blanquecina, la cara interna de los labios y las mejillas suelen también estar muy afectados. Con frecuencia aparece sensibilidad a los alimentos fríos, calientes o con alguna acidez. La sequedad de la boca es uno de los signos más constantes debido a la pérdida de saliva, o saliva muy viscosa que hacen difícil la masticación, la deglución y hasta tragar. En los casos complicados con sobre infección puede aparecer fiebre, en cuya circunstancia debe acudirse de inmediato al médico.

No existe una forma efectiva de prevenir la mucositis, pero las medidas oportunas de higiene oral contribuyen a disminuir la sintomatología y acortan la duración del proceso. La mucositis puede ocurrir no obstante una excelente higiene. Las medidas encaminadas a disminuir sus molestos síntomas empiezan antes de realizarse la onconterapía y deben realizarse coordinadamente entre los dentista y los médicos que le asisten.

Antes de empezar la quimio o la radioterapia, deben controlarse los problemas infecciosos como la caries y las periodontopatías tanto para reducir las complicaciones después de la oncoterapía, como para disminuir la carga bacteriana bucal, que puede actuar como un irritante adicional. Como consecuencia de la oncoterapía va a disminuir el flujo salival y con ello la protección de los anticuerpos salivales, las caries y las periodontitis van a avanzar más rápido. Recuerde esto, usted se va a curar del cáncer, y tiene que cuidar su boca para que cuando pase la etapa del tratamiento que ahora enfrenta pueda regresar a su vida normal como siempre. No descuide su boca, todo volverá a ser como antes, y disfrutara del gusto de los alimentos, volverá a reír y volverá a besar, y para ello necesitara sus dientes saludables.

Si visita al dentista por su iniciativa propia, siempre infórmele que va a someterse a un tratamiento contra el cáncer. Lo mejor es hacerlo coordinadamente con los especialistas que le tratan el cáncer.

En el transcurso de su tratamiento, si se precisa de intervenciones odontológicas adicionales dentista y oncólogo deben acordar los pormenores del mismo. En los casos de radiaciones en áreas de cabeza y cuello el efecto de las radiaciones sobre los huesos implica que sólo excepcionalmente se pueden realizar procedimientos odontológicos invasivos. Los huesos maxilares necesitan por lo menos un año para recuperarse de los efectos de las radiaciones. Por eso, entre otras razones, hay que realizar el tratamiento odontológico antes del radiante. De manera especial hay que prestar atención a los conteos sanguíneos pues las células de defensa pueden estar muy bajas y no es posible aplicar un tratamiento dental con seguridad. El especialista que le trata debe monitorizar su estado hematológico e informar al dentista sobre la pertinencia del tratamiento dental.

El dentista debe confeccionarle un protocolo de higiene oral. Este programa debe incluir:

    1. Cepíllado dental sistemático después de cada comida con un cepillo suave y una pasta dentífrica sin agentes saborizantes del tipo del mentol que resultan muy irritantes las pastas dentales de niños resultan generalmente adecuadas. Mojar el cepillo en una solución de agua hervida con sal es una forma simple de humectar la mucosa mientras la cepilla.
    2. Aplicación profesional trimestral de geles de fluurorus tópicos.
    3. Cambie el cepillo de dientes con frecuencia, aproximadamente cada semana, el cepillo puede convertirse en un reservorio de microorganismos. Si el cepillo de dientes le causa dolor emplee un hisopo con punta de esponja que contiene un limpiador. Existen en el mercado excelentes cepillos dentales de cerdas muy suaves y cabezales pequeños.
    4. Si le duelen o sangran las encías, busque el consejo profesional. Se puede emplear transitoriamente un enjuague bucal antimicrobiano. En cuanto pase la etapa aguda de la mucositis debe realizarse el tratamiento periodontal mínimo, aunque repito lo conveniente es ir antes al dentista..
    5. Incluir en la higiene oral el cepillado suave del dorso de la lengua además de los dientes y las encías para reducir las super infecciones por hongos y mejorar el aliento.
    6. Tenga en cuenta que los irrigadores orales y los cepillos eléctricos puden irritar más el tejido bucal y las encías por lo que debes evitarlos. Con el cepillo manual la percepción de las zonas de la boca más dolorosas pueden ser tratadas más cuidadosamente.
    7. Si usa hilo dental hágalo con mucho cuidado. Si le molesta no lo emplee.
    8. Si usa prótesis removible higienísela cuidadosamente después de cada comida. No la utilice para dormir. No use una dentadura desajustada, hágala reparar en la fase previa al tratamiento oncológico o sustitúyala. A veces son verdaderos instrumentos de complicar y aumentar las molestias en las mucositis sobre todo si hay una estomatitis subprótesis subyacente previa.
    9. Los enjuagues bucales comerciales podrían agravar una boca lastimada, especialmente los que contienen alcohol. No los use. Le repito el mejor producto tanto para el enjuague oral como para humedecer el cepillo es el agua hervida con sal común.
    10. Prohibición absoluta de fumar. Aumenta considerablemente la irritación y enlentece la recuperación.
    11. Evite los alimentos con bordes agudos, como las galletas y las papas fritas, podrían resultar irritantes.
    12. Algunas personas desarrollan sequedad en la boca, especialmente aquellos que reciben irradiación en cabeza y cuello. La radiación afecta las glándulas salivares por lo que segregan menos saliva, lo que complica la masticación y genera molestias para masticar, tragar y hasta para hablar. Tome medidas especiales para mantener la boca hidratada y más cómoda. Existen sustitutos de saliva que pueden ser empleados. Los médicos que le asisten suelen indicarle una solución muchas veces preparada en el propio Hospital que generalmente va muy bien.
    13. No emplee colutorios de infusiones o remedios curalotodo que no han sido sido sometidos a estudios científicos contrastados ya pueden actuar como irritantes adicionales.

     

    EL LAZO ROSA

    Este relato lo hizo Don Luis Mª Revilla Alayza. Pongo el escrito en mi página cumpliendo con el deseo de quien lo envió de hacerlo circular. El Lazo Rosa es un símbolo internacional usado por personas, compañías y organizaciones que se comprometen a crear conciencia sobre cáncer de mama. El escrito tiene una enorme ternura y es todo un mensaje de solidaridad humana. Lo pongo en mi Portal con la intención se contribuir a difundir la idea de que el cáncer de mama es un problema de todos.

    Lazo rosa

    Un señor de alrededor de 50 años entró discretamente a un café y se sentó en una mesa desocupada. Antes de pedir su consumición, no pudo dejar de notar a un grupo de hombres más jóvenes sentados en una mesa cercana. Se estaban riendo. Y le resultó obvio que se estaban riendo y burlando de él. No tardó demasiado en recordar que llevaba puesto un pequeño lazo rosa colocado sobre la solapa de su chaqueta y que este era el motivo de las risas.

    Al principio los ignoró, pero las risas comenzaban a irritarlo.

    Miró a uno de ellos, señaló su lazo y le preguntó: ¿Esto te causa gracia?

    Con eso, los hombres se miraron entre sí, desconcertados y aun tratando de contener la risa, uno de ellos le contestó: No lo tome a mal, sólo comentábamos lo lindo que le queda el lazo rosa pegado a su chaqueta azul.

    Con un gesto amistoso, el señor invitó al bromista a sentarse a su mesa.

    Incómodo como estaba, el joven aceptó, sin saber bien para qué. Con voz muy calmada, el señor le explicó: Llevo puesto este lazo rosa para alertar a todos sobre los riesgos del cáncer de mama. Lo llevo puesto en honor a mi madre.

    -Señor, perdone usted, preguntó el joven. ¿Su madre murió de cáncer de mama?

    -No, no está muerta. Felizmente está viva y muy bien de salud. Pero fueron sus pechos los que me alimentaron cuando era un bebe. Y en sus senos fue donde descansó mi cabeza cuando estaba atemorizado o triste, cuando era un niño pequeño. Estoy muy agradecido por los senos de mi madre por la salud de la que goza hoy.

    -Hum, -contestó el joven, ¡claro!

    -También llevo puesto este lazo rosa en honor a mi esposa, -siguió diciendo el señor.

    -¿Ella también esta bien?, -preguntó el muchacho.

    -Oh, si. Ella está perfecta. Y con sus senos alimentó y nutrió a nuestra hermosa hija hace 23 años, le respondió el señor. Estoy muy agradecido por los pechos de mi esposa y por su salud.

    -Entiendo. Así que supongo que también lo lleva puesto en honor a su hija. –preguntó el joven.

    -No, ya no puedo llevarlo puesto en honor a mi hija, para eso es tarde. –prosiguió el señor. Ella falleció de cáncer de mama hace un mes. Creyó que era demasiado joven para tener cáncer de pecho. Así que, cuando casualmente se notó un bulto, lo ignoró. Pensó que como no le causaba dolor, no había nada de qué preocuparse.

    Ahora abatido y avergonzado, el joven le dijo, Oh señor, cuánto lo siento...

    -Por eso, en memoria de mi hija, también llevo puesto este pequeño lazo rosa, porque me permite otorgarle a otros una oportunidad que yo ya no tengo. Así que ahora, anda y conversa esto con tu esposa y tu hija, tu madre y tu hermana, así como también con tus amigos. Y toma...

    El señor metió su mano en el bolsillo y sacó otro pequeño lazo rosa y se lo entregó al joven. El muchacho miró el lazo que le era entregado y levantando su cabeza le pregunto al señor:

    -¿Me ayuda a ponérmelo?

    Para todas las mujeres que están leyendo este mensaje: Visiten regularmente a sus médicos, aprendan a revisarse solas y háganse una mamografía. Para los hombres que están leyéndolo: No descuiden a las mujeres que aman y recuérdenles con frecuencia que deben cuidarse.

    El mes de octubre fue el mes mundial de prevención del cáncer de mama. Creo que vale la pena hacer circular este mensaje entre sus amigos y seres queridos. La muerte está tan segura de vencernos, que nos da toda una vida de ventaja.