copyright

El cepillo de dientes. ¿Manual o eléctrico? ¿Cuál es mejor?

Pocos adminículos modernos pueden competir con el interés de las personas por el cepillo de dientes. Se han encontrado mandíbulas de especímenes con desgastes en los cuellos de los dientes de hace casi un millón de años que ya usaban fragmentos de madera para eliminarcepillo ionicos los restos de alimentos (“palillos de dientes”). siwak

El cepillado dental alcanza su mayor importancia en los países islámicos donde un palillo con un extremo en forma de brocha se utilizaba desde antes de la aparición del Islám, pero su empleo se hace masivo entre otras razones por la importancia que el profeta Mohammed le concedió a la higiene de los dientes. El miswak, que el nombre que recibe ese primer cepillo de dientes manual,  es mencionado por varios califas y sabios del Islám, y se piensa que el profeta Mohammed estuvo a punto de declarar obligatorio el cepillado para todos los creyentes antes de los cinco rezos del día, pero que no lo hizo para no sobrecargar a  los fieles con demasiadas obligaciones.

El propio Profeta Mohammed lo usaba sistematicamente, hasta tal punto lo apreciaba, que cuando viajaba lo llevaba en la vaina de la espada. El miswak se fabrica deshilachando la punta de una rama de un árbol llamado Arak (Salvadora pérsica), se confecciona en uno de sus extremos una punta redondeada de alrededor de 10 mm. Las investigaciones contemporáneas muestran que los cepillos de dientes más efectivos son los pequeños y redondeados de más o menos este diámetro (cepillos de un solo haz) por lo que curiosamente coinciden con el miswak. La foto muestra un siwak obtenido de un fragmento del arbol salvadora persica. Para más información visite el tema El miswak o siwak. El cepillo de dientes natural.

En la foto derecha se observa un siwak, el que posiblemente sea el primer cepillo dental que empleara el hombre como tal, la otra foto es la de un nuevo tipo de cepillo llamado vibratorio, que según sus fabricantes eliminan la place y dan masaje gingival, el movimiento de las cerdas lo proporciona un minúsculo disposito eléctrico cuya energía la suministra una pequeña bateria. El cepillo dental más moderno que actualmente existe y con mejores perspectivas es el cepillo iónico, es el de color verde en la foto. Mas abajo comentaremos sus características. En la foto de la izquierda se muestra un cepillo de dientes dedal ideado para facilitar el cepillado por una segunda persona a niños o impedidos fisicos. Con este cepillito se puede limpiar los dientes del bebe y darle un suave masaje en las encías, lo que aliviará las molestias ocasionadas por la aparición de los primeros dientes.

Respecto a los cepillos eléctricos, de los que existen diversos estilos, características y potencias, cada uno según el fabricante que lo produce, lo mejor que se ha inventado para lavarse los dientes. No hay dudas que todo lo que suena a tecnología impresiona, pero la pregunta es si su eficacia es tal que compensa los costos y los inconvenientes prácticos de su uso (tamaño, baterías, recambio de cabezales, espacio físico en el aseo, etc).

Un grupo de investigaciones de Cochrane Collaratio han revisado los estudios publicados en la literatura científica que comparan la eficacia de los cepillos eléctricos y manuales. Identificaron 354 estudios publicados de los cuales seleccionaron los mejor realizados en base a estilo aleatorio, muestra de personas obtenidas de población general, datos sobre placa dental y gingivitis y al menos 28 días de uso. Concluyeron que sólo el cepillo de rotación-oscilación consiguió una reducción de la placa bacteriana del 7 % y de la gingivitis del 17 %. Los cepillos con baterías, que suelen ser más baratos no se incluyeron en el estudio porque las investigaciones no reunían los criterios metodológicos.  Esos últimos son precisamente con los que bombardea la propaganda con referencias probatorias de su eficacia.  Despierta suspicacia la falta de investigaciones adecuadamente diseñadas que confirmen la capacidad de los cepillos de dientes eléctricos para reducir la prevalencia de la caries y de enfermedad periodontal.

Los cepillos eléctricos tienen los siguientes inconvenientes. Los pacientes sobrevaloran su eficacia y  acortan inconcientemente el tiempo de cepillado, la manipulación del cepillo hace que se pierda la percepción que se tiene sobre la disposición de los dientes y de los sitios más difíciles de cepillar, los cabezales se deterioran rápido y generalmente no son sustituidos debidamente, ocupan más espacio en los aseos que los manuales por lo que muchas veces hay que ponerlos en otro lugar de la vivienda, de manera que hay que ir a por él, por lo que como no está fácilmente a mano se deja para después el cepillado. Otro tema es cuando se agota la batería durante el cepillado y se queda este a medias o para cuando se recargue el cepillo. -- Dice uno de mis pacientes, que su cepillo de diente manual lo mira cuando entra al aseo y hasta le recuerda inquisitivamente que tiene que cepillarse--. A nuestro juicio sólo en pacientes muy motivados se obtienen resultados satisfactorios con los cepilloes eléctricos, pero esto también se logra con un buen cepillo manual, y a muchísimo menos costo. Una cepillo en una mano entrenada que conoce y busca los sitios difíciles de cepillar con la percepción de años de sistemática ejecución difícilmente puede ser superada por un dispositivo eléctrico sobrevalorado y por lo tanto empleado por debajo de sus supuestas prestaciones en la convicción de su eficacia.

El cepillo eléctrico es especialmente útil en los pacientes con dificultades para cepillarse por si mismo como es el caso de las personas discapacitadas mental o físicamente a los que quienes les asisten tienen que cepillarles los dientes como parte de su higiene. El mango grueso es también útil en el caso de los pacientes con artritis que no pueden sujetar un mango más delgado como el de los cepillos manuales.

En mi opinión el cepillo eléctrico no es apropiado para todos los pacientes, o para todos los bolsillos cuando se trata de los de rotación-oscilación, por lo que generalmente recomiendo a mis pacientes cepillo manual y técnica de cepillado adecuada y personalizada. Escoja su cepillo dental con cerdas entrecruzadas, largas y a diferentes niveles, puntas redondeadas y que tengan raspadores linguales por el revés de la cabeza pues no olvide que el cepillado de los dientes contempla también el limpiar el dorso de la lengua. El mango es importante al seleccionar un cepillo, observe que tenga el diámetro adecuado para su mano. Ojo que hay muchos cepillos, por lo demás muy buenos con mangos muy redondos que rotan en la mano mojada y dificultan el cepillado en el intento de asir el cepillo.  Cuidado con el cepillado, un cepillo inadecuado con cerdas muy duras pueden ser tan grave como no cepillarse pues provoca abrasión o desgaste de los cuellos, recesión gingival y hasta lesiones de la mucosa.

No olvides que los cepillos de dientes no actúan por sí sólo, y que se usan siempre con pastas dentífricas, por lo que ambos componentes deben armonizar  en cada caso particular motivo por lo cual lo mejor es buscar el asesoramiento profesional para elegirlos. El cepillo lo escogerá su dentista considerando condiciones individuales como encías delgadas, espacios inter proximales grandes, solapamiento de los dientes, propensión a caries y gingivitis, tratamientos periodontales que ha recibido, etc.

Una breve mención al llamado cepillo dental iónico. El cepillo de dientes iónico a diferencia de los cepillos convencionales que remueven la placa dental por fricción ya sean manuales o eléctricos actúan de un modo diferente ya que no es necesario emplear dentífricos. Una barra central de dióxido de titanio distingue su estructura del cepillo convencional. En el mango del cepillo hay una batería que suministra la energía a una fuente de luz muy brillante que estimula la varilla de dióxido de titanio los que generan electrones. Los electrones se liberan en la saliva lo que produce un medio bucal de carga negativa. Como en los ácidos de la placa dentales existen iones de hidrogeno cargados positivamente estos son atraídos por los electrones entonces la acción electroquímica descompone la placa bacteriana en fragmentos que se dispersan en la boca. La foto tomada de un articulo donde se exponen las característica principales de su estilo da la idea de su aspecto; en el orden práctico no es toda una maravilla pues lleva baterías que se agotan y cabezales intercambiables los cuales con el uso se desgasta el mecanismo se conexión con el resto del cepillo y se aflojan, es bueno, pero tampoco es la panacea con que se presenta en sus anuncios de promoción.

Por ahora aceptamos que su  perfección podría aproximarnos a ese cepillo dental ideal que no existe. Para terminar hago mención por lo oportuna que resulta la observación que aparece en el Atlas de Periodoncia de H. Klaus. –Los pacientes suelen preguntar cuál es el mejor cepillo. Naturalmente, ¡el mejor cepillo! No existe, y yo añado, tan importante como el cepillo es la mano que lo mueve y la sistematicidad y cuidados con que se realiza el cepillado.