copyright

El miswak o siwak. Cepillo de dientes natural. El Profeta del Islám como promotor de la higiene oral.

Este trabajo es una modesta contribución del autor de dentistaenlared.com para divulgar el papel del Profeta Mohammeden en la promoción de la higiene oral. Comienzo este tema con una idílica imagen de como pienso que hubiera sido un amanecer en el campamento del Profeta del Islám cualquier día durante su largo y peligroso viaje en la Primer Emigración.

carabanDespués de una larga y extenuante jornada cabalgando por el desierto en su camella Al-Adhaba en su viaje hacia Medina en la primera Hégira, el Profeta Mohammed despierta de un breve sueño en su modesta tienda, y se prepara para el rezo del amanecer (Fajr), ha hecho las abluciones preceptivas y recita en voz baja versos del Sagrado Corán, toma con elegancia un pequeño palito con un extremo deshilachado que guarda como un tesoro en la vaina de su espada, lo moja y frota cuidadosamente sus dientes con él. Ahora se escucha la voz del muaddin llamando a la oración (Adán), recita por segunda vez, en tono más alto, -- vengan a rezar que es mejor que dormir ...

El autor está convencido que el Profeta Mohammed es el primer y más importante promotor y divulgador de la higiene oral y en particular del cepillado de los dientes. Sus preceptos y recomendaciones son seguidos actualmente por 1500 millones de personas en todo el mundo, y desde hace más de 14 siglos por los musulmanes de todos los tiempos. Para entender la magnitud de su contribución vale destacar que la hizo cuando no se sabía nada sobre el papel de la higiene oral en la prevención de la caries y de las periodontopatias.

El cepillo dental en la historia.
La Asociación Dental de Estados Unidos estima que el primer cepillo de dientes fue creado en el siglo XV (1498), cuando un emperador chino hizo colocar cerdas de puerco jabalí en un pedazo de hueso. Mucho antes los romanos empleaban un paño liso alrededor de un palillo con el que frotaban los dientes. En los albores del siglo XX el cepillo de dientes estaba reservado sólo para los ricos, y era más un objeto de ostentación de riqueza que de higiene dado su eventual y escasa utilización. En 1930 aparecieron los primeros cepillos y en 1938 emergió el llamado "cepillo milagro", que estaba elaborado con cerdas de seda que permitían una mejor higiene bucal. En1969 el astronauta Neil Armstrong llevó un cepillo de dientes en su misión espacial a la luna. Luego aparecieron las cepillos electricos y más recientemente el iónico. Si desea conocer sobre la eficiencia de los mismos le recomiendo consulte nuestro tema (enlace): El epillo de dientes. ¿Manual o eléctrico?. ¿Cúal es mejor?

En realidad el verdadero primer cepillo de dientes fue el miswak o siwak confeccionado con una ramita desilachada en uno de sus extremos empleado por los árabes y persas desde los tiempos pre islámicos más remotos, y mucho antes que los chinos confeccionaran cepillos con pelos de jabalí. Desde cuando el hombre empezó a limpiar sus dientes con un cepillo creado a partir de una ramita de un árbol se pierde en el misterio de los tiempos pero sin lugar a dudas data de varios milenios.

q

Con la aparición del Islam en el horizonte geográfico, la higiene oral y el cepillado de los dientes se extendio como parte de la higiene corporal obligatoria y alcanza su importancia relevante como habito social entre todos los musulmanes y no para determinadas castas sociales. El éxito fenomenal del Islám está en la profundidad con que penetra el acero de su espada ideológica en la conciencia social, y en su programa político y humanista que hicieron que en sólo tres siglos se extendiera desde España hasta China. Nunca en la historia humana ha existido doctrina o imperio que haya resistido inmutable durante 14 siglos. Si alguien duda de la grandeza del Islám le recuerdo que cada dia, durante cinco veces, 1500 millones de personas rezan prosternados mirando hacia el mismo lado y le piden a Allah por la paz y el bienestar de todos.

La higiene de la boca es parte de la limpieza obligada en que debe estar el cuerpo del creyente, y el cepillar los dientes con el miswak o siwak parte importartante de ella, el miswak además es fácil de obtener y esta al alcance de todos los fieles. La foto de la izquierda es de un arbusto de Salvadora pérsica de donde se extrae un fragmento de rama con el que se confecciona el siwak. La foto de la derecha corresponde con paquetes de siwak colocados sobre la mesa de un pequeño comercio próximo a una mezquita de la ciudad de Aden, Yemen, en cuya Facultad de Medicina y Odontología trabajé cinco años, donde tengo amigos y recuerdos inolvidables.

El papel del Profeta Mohammed en la introducción y promoción de la higiene buco dental.
Con el Islám el mundo entra en una nueva era, este se difundía rápidamente, no sólo como religión sino como una manera de vivir que determinaba nuevas costumbres entre las que la higiene es inexcusable. En el Medioevo el aseo personal no era un hábito constante y lavarse frecuentemente no era precisamente una moda de la época, ni en oriente ni en occidente, en cambio para el Islám la higiene corporal es preceptiva y obligatoria al extremo de ser parte del rito religioso.

El Profeta Mohammed recomendó constantemente a sus compañeros mantener la boca y los dientes limpios. Tal importancia le atribuyó a la higiene corporal que predicó firmemente el mandato de Alah que ordena que para efectuar las oraciones es necesario antes realizar las abluciones, dentro de las que está incluido el enjuague de la boca tres veces en cada una de ellas, y tenga en cuenta que uno de los pilares del Islám son el rezo de las cinco oraciones diarias obligatorias por lo que evidentemente la boca se limpia al menos este número de veces al día. El constante y ejemplar uso del miswak que el Profeta realizaba, las continuas exhortaciones a su utilización y las amonestaciones a quienes descuidaba hacerlo acreditan claramente la importancia que le confirió a la higiene oral. A lo largo de su vida hizo firmes recomendaciones sobre la importancia de la limpieza de los dientes que fueron recogidas y documentadas por sus compañeros dando lugar a varios Hadices (Son los relatos que hicieron los compañeros que convivieron con el Profeta sobre sus enseñanzas y costumbres) y además constantemenete se mostró en público usando frecuente y sistemáticamente el siwak consiente que su ejemplo era observado, seguido y estimado como parte del mensaje de Allah que tenía que divulgar.

Uno de los Hadices más conocidos sobre la higiene oral es aquel que expresa: “Empleen frecuentemente el siwak, pues purifica la boca y complace al Señor”, y “si no hubiera sido por temor a dificultar demasiado las cosas a mi Ummah (pueblo), habría ordenado que usaran el siwak antes de cada oración". (O sea cinco veces al día).

Su esposa Aisha narro que lo primero que hacia el Profeta Mohammed cuando llegaba a su casa era usar el siwak. Uno de sus seguidores nombrado Hudhayfah relató que observó diariamente que: “El Mensajero de Allah, cuando se levantaba para orar solía limpiarse la boca con el siwak”. En otro conocido Hadiz el Profeta Mohammed expreso que “todos los profetas a lo largo del tiempo han estimado trascendentes para la práctica de la religión realizar cuatro cosas, que son: La circuncisión, usar perfume, usar el siwak, y el matrimonio”.

Aunque pudiera continuar mencionando otros Hadices, voy a referirme a dos hechos históricos que evidencian la trascendencia que concedió el Profeta Mohammed a la higiene oral.

Se conoce por varios relatos que cuando cabalgaba largas distancias, o iba a las batallas siempre llevaba el miswak en la vaina de su espada. ¿Cuán importante es cepillarse los dientes para un hombre que en medio de la complejidad de dirigir un ejército en esa época, en la que como jefe está completamente ocupado con los complejos detalles de intendencias, de la planificación operativa y estrategia de la batalla que se avecina que lleva consigo el cepillo de dientes colocado nada menos que en la vaina de su espada? Qué extraordinario ejemplo de la importancia de la higiene de los dientes fue para sus seguidores ver al Profeta de Allah cepillándose los dientes en los preparativos de un combate trascendente en que podía morir y llevar su cepillo de dientes al nivel simbólico de ir junto con su espada de cuyo uso podia depender su vida.

Su esposa Aisha relato que “unos minutos antes de morir reclinado en sus brazos y ya desfallecido cuando entro a la habitación su hermano Rahman Abu Bakr con un miswak en la mano y el Profeta lo vio  le pidió que se lo preparara para limpiar sus dientes. “Él comenzó a frotar el siwak sobre sus benditos dientes. Había un balde con agua delante de nosotros. Puso sus manos en el agua, la acercó a su cara, y recitó: Illaha il Allah. Luego dijo: --En verdad hay opresión alrededor de la muerte--. Alzó de nuevo sus manos en Du’a (hacia el cielo) y suplicó: ‘Oh Allah, inclúyeme entre tus mayores amigos y mensajeros), y repitió esto hasta que su bendita alma entró en el más allá y sus ennoblecidas manos cayeron reposando sobre su cuerpo.”

Nadie puede dudar la importancia que le confiere a la higiene de sus dientes un hombre que en su agonía final, padeciendo un gran dolor físico, que sabe que va a morir y cuando se prepara para ello manifiesta, lo que posiblemente haya sido su último deseo el querer cepillar sus dientes. Si consideramos que sabía que era cuidadosamente observado, ya que su prédica religiosa se fundamenta en su ejemplo, y que sus actos personales eran parte de sus enseñanzas podemos concluir que en la acción de cepillarse los dientes antes de morir  dio su última lección a sus compañeros y seguidores, y que él no era ajeno a ello al hacerlo, por lo que posiblemente con ese acto nos lego su ultima enseñanza. De manera que el empleo del siwak está dentro de los más nobles y sagrados ejemplos de la Sunna del Profeta Mohammed (Sahaba).

Según los eruditos de la jurisprudencia islámica con el empleo del miswak se obtienen dos beneficios. Ukhrawi, que son los beneficios que se refieren a la otra vida. Dunyawi, que son los referidos a esta vida terrenal. La categoría Dunyawi la forman los beneficios inmediatos o ventajas para la salud del cuerpo humano en general, y en particular los dientes por el uso constante y sistemático del miswak. No obstante, el principal motivo del creyente de Allah para usar el miswak es su deseo de obtener la primera categoría de beneficios, la Ukhrawi, siendo la segunda categoría su consecuencia lógica.

Características del miswak que determina su eficiencia clínica y preventiva
El siwak consiste en un fragmento de una rama de 15 a 20 cm de largo obtenido del arbol Salvadora pérsica. Dadas las propiedades medicinales de este árbol y la facilidad para deshilachar las fibras de madera que actuaran como penachos ligeramente adherentes. Aunque el siwak de la salvadora pérsica es el más recomendado cuando no se puede obtener es posible confeccionarlo de olivos, granado, arrayán, bambú   y jazmín entre otros, pero por supuestos sus propiedades medicinales varían, y sólo se consigue el efecto mecanico removedor de placa dental y detritus de las superficies dentales.

Debido a que sus fibras son paralelas al mango (y no perpendiculares como las de un cepillo dental), se pueden introducir más fácilmente entre los dientes anteriores que un cepillo de dientes convencional lo que permite la higiene interdental eliminando la biopelícula gingival actuando como uno de los modernos cepillos interdentales.

El problema está en que no llega a los sectores posteriores al ser completamente recto y en estas zonas no alcanza la eficiencia mecánica de los cepillos acodados. Una interesante coincidencia con los modernísimos cepillos dentales iónicos es que como ellos tampoco necesitan del empleo de cremas dentales para conseguir una higiene dental óptima. Curiosamente muchas investigaciones contemporáneas realizadas sobre estilos de cepillos modernos establecen que los cepillos más eficientes son los redondeados de un solo haz, y de diámetro menor de 10 milímetros ya que permiten concentrar el esfuerzo mecánico de limpieza en áreas menores, esto por supuesto lo cumple con precisión el siwak.

La foto 1 muestra el frote del siwak sobre los dientes; en la 2 la misma acción con un moderno cepillo redondo de alta eficiencia; en la 3 un miswak típico y en la cuatro un grupo de cepillos de cabezal redondo de un solo haz, note que aparece un miswak tradicional en la parte más superior de la misma, esta última foto la he tomadda de un famoso libro de periodontología. (Klaus H., Edith M., Rateitschak., Herbert Wolf: Atlas de Periodoncia. 2da. Ed, pág 229, 2009.

Composición y propiedades
Los análisis químicos del Miswak confeccionado de la Salvadora pérsica evidencian que contiene un total de 19 substancias que beneficiosas para la salud dental. Entre ellas se encuentran:

  • Antisépticos naturales de acción bactericida que destruyen los micro-organismos relacionados con la formación de placa dental de lo que resulta reducción de la aparición de caries y  gingivitis.
  • Ácido Tánico el cual posee propiedades astringentes que refuerzan las acciones antisépticas.
  • Aceites aromáticos que estimulan la salivación, lo cual ayuda a limpiar la boca y aumentan la presencia de anticuerpos salivales en la boca lo que además de contribuir a prevenir la caries y gingivitis también protege de las infecciones de la mucosa oral propiamente dicha.
  • Trimetil-amina.
  • Alcaloide Salvadorina.
  • Vitamina C.
  • La madera del siwak contiene una proporción elevada de fluor de 8 a 22 ppm dependencia del nivel de fluoruros del lugar donde crezca la planta analizada.
  • Sales minerales principalmente cloruros y fluoruros.
  • Minerales como el azufre, fósforo, calcio y, sobre todo, silicio. Estos minerales contribuyen a mejorar el efecto tampón de la saliva y posiblemente faciliten la remineralización de pequeñas lesiones cariosas de la superficie del esmalte.
  • Cantidades variables de saponinas y flavonoides que contribuyen a mejorar el aliento y el sentido del gusto. La foto es de una plantación de salvadora pérsica en un país del Golfo para la extracción industrial de los extractos medicinales.

Preparación y empleo del miswak
Después de adquirido se debe remojar un par de días en agua para ablandarlo. Una vez blando se separan unos 2 cm de corteza de uno de sus extremos con un cuchillo afilado, exponiendo la médula blanca interior. A continuación se mastica hasta que sus fibras se separen y se vuelvan suaves como un cepillo.

Según la tradición musulmana en primer lugar, es importante decir su Niyyat o intención.En segundo lugar, se lava el extremo deshilachado del miswak con agua corriente antes de utilizarlo y se enjuaga la boca tres veces. Se sostiene el miswak con la mano derecha y coloca en posición horizontal. Se comienza el cepillado frotando los dientes superiores ordenada y sistemáticamente de derecha a izquierda. Cada diente debe cepillarse desde la encía al borde dental. Hay que tener en cuenta que no solo se cepillan las caras externas de los dientes sino que también hay que introducirlo y rotarlo en los espacios interdentales para limpiar las encías. Un vez realizado el cepillado de los dientes superiores se procede de igual forma con los inferiores. Repite este procedimiento 3 veces. Por último, se cepilla suavemente tres veces el dorso de la lengua. Para guardar el miswak primero se lava con agua corriente y se coloca en posición vertical con el extremo deshilachado hacia arriba en un lugar limpio.

La utilización del miswak es todo una tradición que debe ser tenida en cuenta por los musulmanes, no sólo por lo que esto significa para blanquear y limpiar los dientes, sino también para obtener todos sus beneficios religiosos ante Allah..

Formas modernas de comercializar el siwak y los extractos de salvadora pérsica
Varios estudios sostienen que los extractos de Salvadora pérsica obtenidos farmacológicamente son comparable con otros desinfectantes orales y agentes antiplaca bien establecidos como el triclosan y el gluconato de clorhexidina si se usan en una concentración muy alta, particularmente interesante son las investigaciones llevadas a cabo por: Sofrata AH, Claesson RL, Lingstrom PK y Gustafssoon: en el Departamento de Periodoncia del Instituto de Odontología de Karolinska en Estocolmo. Strong antibacterial effect of miswak against oral microorganisms associated with periodontitis and caries.(J Periodontol 2008 Aug;79(8):1474-9). La indudable evidencia cientificas soobre las propiedades antibacterianas ha dado lugar a formulaciones industriales ingeniosas y atractivas de cremas dentales y colutorios. La foto de la izquierda muestra cepillos miswak confeccionados industrialmente con mangos de longitudes diferentes para que sirvan para cualquier tamañode la mano. La derecha es un miswak embasado en un sobre de plásticos para mantener su conservación y para el envio por correo. Las fotos evidencian el nivel de sofisticación industrial con que se preparan hoy día los miswak.

En la actualidad los siwak no sólo se pueden adquirir de los vendedores callejeros y zocos situados alrededor de las mezquitas, sino que se encuentran sofisticadamente empaquetados por la industria, y se venden en los supermercados y farmacias de la mayoría de los países islámicos. También pueden ser adquiridos a través de internet, en España en particular hay varias web en las cuales se pueden conseguir, y como en cualquier forma de comercio electrónico te lo envían a casa por correo.

En las farmacias de los países islámicos es fácil encontrar las cremas dentales pues ha aparecido un competitivo mercado y ya algunas marcas reconocidas de cremas dentales las están comercializando curiosamente en España pese al auge de la medicina verde son difíciles de encontrar en cualquier tipo de farmacia incluyendo las naturistas en las cuales existen cremas dentales a partir de productos naturales pérsica pero no de salvadora pérsica. Las fotos inferiores corresponden con algunas conocidas marcas de cremas dentales que se venden en las farmacias de los países árabes con formulaciones a partir del extracto de salvadora pérsica. En la foto de la derecha se destaca la coincidencia de los cepillos tradicionales con el miswak en el lavabo el cual aparece dentro de un estuche de plástico como una coincidencia de los tiempos en que vivimos y de las tradiciones.