copyright

 

Blanqueamientos dentales. Realidad y fantasía.

dibujo

Estamos mejorando el tema, en este enlace encontrarás la nueva versión: Clica aquí.

http://www.dentistaenlaweb.com/p/blanqueamientos-dentales.html

 

Sólo el hombre sonríe, ningún otro animal lo hace (RAE: hombre. Ser animado racional, varón o mujer).

El blanqueamiento dental se ha convertido en una prestación muy demandada en las clínicas dentales. Este procedimiento presenta riesgos como la hipersensibilidad dental y el daño a la encía. El tiempo de duración de los dientes blanqueados en ocasiones es decepcionante y para alargarlo es necesario una higiene esmerada y evitar el café, chocolate, cigarro, frutos secos, entre otros. El blanqueamiento debe hacerse después de un riguroso examen profesional que determine si este es viable. Hasta el momento no existe evidencia de riesgos de salud significativos asociados con los dientes que se blanquean; sin embargo, posibles efectos adversos pueden ocurrir con el uso inadecuado o abuso  de los productos blanqueadores.

A propósitos de las sonrisas

Posiblemente la sonrisa que mayor atención ha demandado a través de la historia es la  de Mona Lisa. De hecho el significado de Gioconda en castellano es la alegre. Aunque a mí me parece que la doña no era tan alegre que mona lisa originaldimonna lisa pradogamos, hay testimonio que mientras la pintaban, un grupo de músicos tocaba durante las horas de trabajo de Leonardo, aun así ni mostraba pizca de los dientes, si acaso una sonrisita socarrona y discreta, al mismo tiempo dirige la mirada ligeramente a la izquierda con el efecto óptico especial que la hace desaparecer cuando el observador trata de detallarla.

La técnica de difuminado que Leonardo Da Vinci usó en la boca de Mona Lisa, (esfumato) crean en la pintura la apariencia de estar sonriendo o triste dependiendo de la perspectiva desde la que se vea. Me pasé todo el tiempo que pude frente a ella tratando de ver si asomaba al menos un bordecito de los incisivos, al final casi me echan del Louvre,   y no le vi nada parecido. Me pregunto si los tenía muy feos, sucios o simplemente en aquella época no existían las clínicas dentales que le abrían dado una estupenda sonrisa con todos los dientes afuera.

Para terminar hace cuatro años el Museo del Prado, después de exhaustivos estudios anunció  que la pintura que tenían desde 1819 considerada una copia poco notable de la Mona Lisa fue pintada al mismo tiempo que el original por un estudiante que duplicaba la de Leonardo al mismo tiempo que este pintaba el original, nada  que en España también tenemos nuestra Gioconda. (La imagen de la izquierda es la verdadera y la de la derecha, algo más clara es la copia del Prado, esta tiene cejas, la otra la de Leonardo carece de ellas). A mí me gusta más la nuestra con sus cejitas aunque sea un clon.

Como vemos Mona Lisa no ha necesitado mostrar los dientes para tener la sonrisa más famosa de la historia durante varios siglos.

Foto monos sonrientesEl color de los dientes esta genéticamente determinado, y como otras cosas bellas de la naturaleza varía en una amplia gama de matices (más de treinta). Con la edad la dentina se hace más densa y el diente se torna más amarillento. El color se produce por el efecto de la luz sobre elementos orgánicos llamados cromo-esferas. El color que se percibe es el resultado de la suma de  la coloración interna de los tejidos dentales (esmalte y dentina) con los pigmentos exógenos   sobreañadidos generalmente asociados a los hábitos personales. El color intrínseco de los tejidos dentales está genéticamente condicionado. El color extrínseco es resultado de la combinación o sobre posición de pigmentos añadidos (sobre la superficie del esmalte por ejemplo, té, vino, tabaco, clorhexidina y sales de hierro, curry, frutos secos, etc.

Las personas dan gran valor a la sonrisa, y como parte significativa de ella, a mostrar los dientes. Una investigación de la Academia Americana de Odontología Cosmética (AACD) ha detectado que más del 92 % de los adultos norteamericanos consideran que una sonrisa atractiva constituye un recurso social importante.

El valor psicológico de la sonrisa y la importancia de los dientes como parte de ella han sido capitalizados por las propagandas Sonrisa de bebe sin dientesBebe sonrie sin dientes de los dentífricos y clínicas dentales en particular las franquiciadas. No conozco una sola que no incluya en la parafernalia de sus propagandas que con sus tratamientos usted mostrará una radiante y  espléndida sonrisa, y de paso asumen que la sonrisa es cosa sólo de los dientes, pasando por alto que sonreír es, en el orden psicológico, algo más que mostrar los dientes. No hay nada más bello que las primeras sonrisas de los bebés con o sin dientes. Este boom informativo ha condicionado que se genere en la población el estereotipo que dientes blancos es sinónimo de salud oral. Así son las cosas, dientes blancos y alineados establecen la belleza de una persona, y  hasta el estatus económico y por supuesto señalan su buena higiene. Esto puede provocar conductas patológicas en muchos casos tener los dientes blancos más que una alternativa estética altamente deseada se convierte en una obsesión (trastorno dismórfico corporal) para muchas personas, que paradójicamente se cepillan escasamente los dientes. (Los de las fotos no tienen ni dientes y díganme si no son sonrisas fantásticas).

Cuando hablamos de blanqueamiento dental nos referimos a más de un procedimiento. Se pueden agrupar en los que se realizan en el hogar y los profesionales, aunque en los últimos tiempos se han sumado también los que llevan a cabo los llamados centros de estética corporal, a estos últimos no sé dónde ubicarlos pues evidentemente los esteticistas no son profesionales capacitados para actuar sobre la salud oral, aun así por ignorar los riesgos del blanqueamiento dental hay quienes ponen sus dientes en sus manos pensando que es un procedimiento sin riesgo. Posiblemente el riesgo mayor está en la aplicación de productos de dudosa calidad muchas veces comprados a través de portales web, los cuales no están bajo la supervisión y control de las autoridades sanitarias.

¿Qué hace que se blanqueen los dientes?

El color de los dientes se debe a sustancias orgánicas, que contienen enlaces químicos no saturados cuando estos enlaces se atacan o rompen con altas concentraciones de oxígeno la superficie del esmalte se aclara o descolora.

El color de los dientes puede aclararse por dos procedimientos. Uno es mediante el empleo de agentes químicos que contienen peróxido (s) que ayudan a eliminar pigmentos profundos (intrínsecos) por un proceso de oxidación que los descompone en dióxido de carbono y agua. El otro es la eliminación de las manchas superficiales (extrínsecas) mediante instrumentación profesional las más frecuentes son las de tabaco, café, vinos, frutos secos, refrescos de cola, etc. Cuando los blanqueamientos se realizan por profesionales generalmente se retiran por medio mecánicos primero las manchas de las superficies y luego se somete el diente a los agentes blanqueadores propiamente dicho.

¿Cómo actúan los blanqueadores que contienen peróxido?

Los peróxidos modifican el color de los dientes mediante una reacción química de oxidación. Cuando el esmalte se somete a esta reacción se fragmentan moléculas al romperse los enlaces químicos dando lugar a sustancias químicas intermedias que son de un color más claro. Este proceso tiene que realizarse en un período de tiempo suficiente para que se lleve a cabo la transformación química de los pigmentos orgánicos en dióxido de carbono y agua. Como cualquier reacción química depende de la temperatura, el tiempo y claro está de la concentración del peróxido empleado como desencadenante. Así, a mayor temperatura, mayor tiempo de aplicación, y mayor concentración del peróxido, mayor será la oxidación y por ende el efecto blanqueador y por supuesto el ataque químico a la superficie dental que provocará el blanqueo. Todas las técnicas de blanqueamiento operan bajo estos principios. En unas se estimula la reacción mediante luz y en otras se deja actuar el agente durante más tiempo como ocurre cuando se coloca en las férulas de uso nocturno. El agente químico más empleado en la consulta dental es el peróxido de carbamida al 10 %  el cual produce aproximadamente 3,5 % de peróxido de hidrógeno.

Tanto los productos blanqueadores de uso profesional como los de uso doméstico han sido aceptados por la ADA (American Dental Association).  Los productos de esta categoría que actualmente llevan el certificado ADA contienen una concentración igual o menor al 10 % de peróxido de carbamida. Hay muchas opciones de productos de blanqueamiento, los más populares son los  geles que se colocan en cubetas estándar o personalizadas, materiales de aplicación tópica, tiras de blanqueo, etc. El nivel y tipo de ingredientes activos, la forma del producto y el método de aplicación puede variar ampliamente.

Efectos secundarios de los blanqueamientos.

Los efectos secundarios más observados con estos agentes blanqueadores basados en peróxidos son la sensibilidad dental y la irritación ocasional de los tejidos blandos en la boca (mucosa oral), particularmente las encías. Otros son el aumento de fragilidad dental y las erosiones principalmente a nivel de los cuellos.

La hipersensibilidad dental generalmente se produce durante las primeras etapas del tratamiento. La irritación o lesión de los tejidos orales, particularmente la encía puede resultar de una colocación negligente de la protección mucosa que se usa para limitar el producto blanqueador sólo a la superficie dental en el caso de los productos que se activan por luz. Tanto la hipersensibilidad de los dientes como la irritación de los tejidos blandos vecinos son generalmente transitorios y desaparecen con el tiempo, aunque se han informado daños irreversibles en los dientes y graves reacciones alérgicas mucosas.

Quiénes soliciten blanqueamientos deben conocer que no hay suficiente información para apoyar el uso sin supervisión a largo plazo y / o uso repetido de productos blanqueadores. Realizarse un blanqueamiento lleva una monitorización posterior por un profesional que controle el riesgo a mediado plazo sobre la integridad del esmalte. Hay que tener en cuenta que las obturaciones y las fundas no cambiarán de color, es decir, pueden producirse desagradables diferencias de color ya que el blanqueamiento solo afecta a los dientes naturales puesto que sólo actúan sobre los tejidos dentales.

¿Cuál es la diferencia entre el tratamiento profesional y el casero?

El tratamiento para blanquear los dientes realizado por profesionales la mayor parte de las veces se realiza mediante un agente blanqueador foto activado por una lámpara especial que emite luz ultravioleta o láser. En caso de los kits caseros para blanquear, estos suelen contener un agente blanqueador que se aplica a los dientes mediante un molde o férula que en los mejores casos puede ser personalizada. En estos casos el producto blanqueador suele ser menos concentrado que el utilizado en las clínicas dentales.

Contraindicaciones del blanqueamiento dental.

El blanqueamiento no debe realizarse antes de los 16 años ya que la cámara pulpar es muy amplia y el agentes químico puede irritar los nervios y aparecer hipersensibilidad o daño irreversible.

Las personas con dientes y encías sensibles no deben someterse al blanqueamiento pues agravará los signos clínicos.  Por supuesto que las personas alérgicas al peróxido no deben usar un producto blanqueador.

Los individuos con gingivitis, periodontitis, o dientes con el esmalte desgastado no deben someterse a la irritación de los agentes blanqueadores. Las caries deben ser tratadas antes de cualquier tipo de blanqueamiento ya que los agentes químicos  penetran en las zonas deterioradas de la superficie dental provocando dolor o hipersensibilidad. Cabe señalar que los dientes de los pacientes jóvenes son más permeables que los dientes de una persona adulta, ya que permiten el paso de los agentes blanqueadores y por consiguiente la capacidad de dañar la integridad biológica es mayor.

El efecto secundario más frecuente es la hipersensibilidad dental y la irritación de los tejidos blandos de la boca, sobre todo en las encías. La sensibilidad dental aparece los días siguientes al blanqueamiento. La irritación de los tejidos blandos es inmediata, muchas veces por alergias a los agentes químicos, como resultado de una boquilla mal ajustada o que se hayan colocado negligentemente los geles de protección gingival. Estas lesiones generalmente se curan en pocos días sin mayores problemas pero a veces dañan considerablemente la encía sobre todo al salirse el gel blanqueador de la protección, así el resultado es que no pueden cepillarse los dientes durante varios días o comer alimentos ácidos durante semanas.

Duración y previsibilidad del blanqueamiento.

Las expectativas de las personas de ver sus dientes blanqueados muchas veces se frustran pues no se alcanzan y por supuesto se han asumido los costos y hasta sufren los daños. En particular los fumadores deben ser conscientes los resultados serán limitados a menos que se abstengan de seguir fumando.

En los dientes amarillentos se consigue bien el blanqueamiento, los de tonos marrones responden mal y los de color gris oscuro se quedan iguales. En relación con los resultados estéticos estos no son completamente predecibles, en algunas personas se produce un hiperblanqueamiento que de estético no tiene nada y otros no notan las diferencias. Los blanqueamientos tienen un tiempo de duración limitado, no son para toda la vida. Esto significa  que después de un tiempo tienen que repetirse  para que los dientes mantengan el color del primer tratamiento, así se produce un círculo vicioso en el cual si quieres tus dientes blancos tendrás que someterlos sistemáticamente a los agentes químicos y que terminarán dañando las estructuras dentales.

¿Quién tiene la competencia para realizar blanqueamientos?

Todo parece muy fácil, la respuesta es simple el que tenga la formación y la autoridad médico legal para hacerlos. La respuesta es los dentistas. Desgraciadamente, en algunos de los centros conocidos como de estéticas, individuos que no tienen la capacidad odontológica los realizan. El problema es que este tipo de sitios por ignorancia o por simple comercialización de la salud banalizan los cuidados dentales. Tener los dientes blancos a costa de superficies dentales erosionadas o las encías dañadas puede ser la consecuencia de un tratamiento blanqueante realizado por personas no calificadas en salud buco dental. En algunos países como Francia el blanqueamiento es un acto médico inscrito en la Clasificación Común de los Actos Médicos (CCAM), y sólo puede ser realizados por los dentistas o bajo la responsabilidad de estos por higienistas dentales tituladas.